Escribimos lo siguiente en base a lo publicado previamente por diversas asociaciones y juristas especializados en Derecho Animal. No queremos titubear en este tema tan importante, así que las siguientes líneas son consecuencia exclusiva de una escrupulosa interpretación de la normativa vigente en este estado de alarma.

Si hay una palabra para definir la situación que estamos atravesando los dueños de perros durante este estado de alarma, ésta no es otra que confusión. Aunque la Dirección General de Derechos de los Animales diera unas instrucciones desde un principio, hay una que está dando especial lugar a confusión: “Los paseos deben ser cortos, sólo para cubrir necesidades fisiológicas”. Entenderemos necesidades fisiológicas en su sentido más estricto y daremos por válido que se refieren exclusivamente a “hacer sus necesidades”, aunque sepamos que no es así.

¿Qué entendemos por un paseo corto?. Evidentemente un paseo corto no es un paseo de media hora, aunque nuestros peludos estuvieran acostumbrados a paseos de 2 horas. Es muy difícil ser objetivo en esto, pero entendemos que la duración del paseo ha de supeditarse a la realización de las anteriormente mencionadas necesidades fisiológicas y, si nuestro perro sólo hace sus cosas en hierba por ejemplo, debemos llegar hasta la zona más cercana con hierba, siempre que esté objetivamente cerca. Tener un perro siempre ha sido un privilegio (especialmente para quienes los queremos de verdad), pero hoy más que nunca es una responsabilidad. Con esto decimos que estamos totalmente a favor de la imposición de sanciones a aquella gente insolidaria que use a sus perros como excusa para estar en la calle o que contravengan las disposiciones del estado de alarma.

Ahora bien, no pagaremos justos por pecadores y para los que hacéis las cosas bien, os ofrecemos lo necesario para que tengáis certidumbre jurídica y saber qué derechos os asisten. Esperamos que con estos dos puntos vayáis más tranquilos con vuestro perro:

  • El primer caso y más frecuente es la libre e incorrecta aplicación del Decreto del estado de alarma por parte de los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado. ¿Qué queremos decir con esto? Que nos denuncien por considerar que llevamos mucho rato sacando al perro o que nuestro recorrido no es el que a ellos les parece pertinente. Recordamos que la normativa no indica ningún límite de tiempo ni de recorrido, sólo dice que el paseo será corto y para cubrir las necesidades fisiológicas. Será nuestra palabra contra la del agente y recordamos que el agente tiene presunción de veracidad. También, casi con total seguridad, el agente que actúe de esta manera desconozca la normativa, así que en el boletín de denuncia no ponga mucho más aparte de que incumples el Decreto del estado de alarma.

    ¿Cómo nos defendemos ante esto? Hay que recurrir. En el recurso daremos tantos datos como sea posible, como por qué realizábamos dicho recorrido (nuestro perro sólo hace pipí si es ahí), la hora de salida y la hora que era cuando el agente os denunció (el agente seguramente no sabrá la hora a la que salisteis).

    Por desgracia, un miembro de los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado que se invente las normas merece ser rebatido con todos los argumentos posibles y para esto, muy a nuestro pesar, os recomendamos que grabéis lo sucedido y expongáis muy educadamente recorrido, hora de salida, el porqué de dicho recorrido, etc. Recordamos que según la normativa vigente está prohibido grabar a los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado de forma que comprometamos su seguridad, por esto siempre grabaremos el suelo o simplemente pondremos la grabadora de audio.

    Evidentemente este punto es inútil para los dueños irresponsables que abuséis de los paseos con nuestro amigo. Ya sabéis lo que dicen: “la policía no es tonta”. Exponemos este punto porque los dueños responsables no queremos ningún tipo de injusticia e igualmente consideramos injusticia que un dueño irresponsable salga de rositas.

  • El segundo caso es la creación de bandos por parte de determinados alcaldes que son manifiestamente injustos y restringen deliberadamente el límite horario, la duración y el recorrido de los paseos. Pues bien, decir que estos alcaldes están dictando bandos nulos y están incurriendo en desobediencia. Os lo explicamos:

  • El artículo 7 de la Ley 4/1981, de los estados de alarma, excepción y sitio, establece que la autoridad competente será el Gobierno. De este artículo se desprende que estos alcaldes no tienen potestad alguna para dictar normas relativas al estado de alarma. Pero la Ley siempre tiene muchas vueltas y aunque a priori pensábamos que teníamos razón siempre queda la duda de “¿y si se nos está escapando algo y estos alcaldes pueden dictar estos bandos?. Pues no, vamos al punto siguiente.

  • La Secretaría de Estado de Seguridad emitió un comunicado a las delegaciones del Gobierno estableciendo que las corporaciones locales únicamente están facultadas para la adopción de las medidas tendentes a la ejecución de las órdenes directas procedentes de la autoridad competente. La delegada del Gobierno en Andalucía ya ha hecho llegar esta comunicación a la Federación Española de Municipios y Provincias, para que los alcaldes que se han excedido en sus competencias revoquen sus bandos. La Subdelegada del Gobierno ya ha advertido a todos los municipios de Jaén que deben revocar los bandos de estas características, así que estos alcaldes tienen que agachar las orejas y recular.

Evidentemente, si alguien de un municipio como Begíjar, Navas de San Juan, o cualquier otro donde su alcalde se haya extralimitado, ha sido denunciado consecuencia de dichos bandos, no le debería llegar ninguna sanción y si le llega, simplemente hay que alegar en el recurso que la sanción se estableció en base a una norma nula de pleno derecho.

Esperamos que esta pequeña ayuda os sirva si os topáis con alguien que, ya sea con uniforme o con bastón de alcalde, tiene poca idea de la legislación vigente.